Deportes

EN SUS MARCAS…

Por Héctor López

En vísperas de un nuevo amanecer, se nos presentan 365 oportunidades para ilustrar sobre el lienzo de nuestra vida un año lleno de logros y satisfacciones.

En temas deportivos el 2018 se nos presenta como un año mundialista, Rusia será el anfitrión de la gran fiesta para el próximo verano, y siempre que una justa mundial acapara la atención,  los sueños vuelven a renacer para la afición azteca, que noble y fiel, espera que este año sea el histórico para el combinado mexicano.

México jugara ante Alemania, Suecia y Corea del sur, tres rivales que pondrán a prueba los avances del balompié nacional, nos ubicaran en nuestra realidad o simplemente serán el soporte y testigos de una nueva hazaña, esas dudas las despejaremos a la mitad de este 2018. Siempre existirán dudas en torno a los alcances, los limites solo existen en nuestros temores, con una nueva generación de futbolistas que ya arrastran otra mentalidad, seguro llegaran los motivos y oportunidades para festejar, ya es momento de plasmar notables mejorías, lo hecho cada cuatro años ya nos sabe a poco, es hora de exigir, de entender lo ganado, de aplaudir lo logrado, pero sobretodo hay que superar la historia  que ya no es solo cuestión de estadísticas.

Sera el año donde nuestro piloto Sergio ‘checo’ Pérez deje de ser una agradable sorpresa en el circo de la fórmula uno, con la madurez del asfalto recorrido, lo notables ya es reflejar los alcances en el podio, que los kilómetros no solo sirvan para aderezar carreras, es tiempo de pelear títulos y no solo contabilizar pasajes.

Es momento de cosechar lo previamente sembrado, que los lemas de campaña no solo sirvan como un digno precedente,  consolidar  lo que merece ser reconocido es una asignatura pendiente. La ciudad de México se ha convertido en la capital mundial del deporte, y dignamente nuestra capital puede presumir que en sus escenarios se escenificaron los mejores espectáculos deportivos del mundo, ante el inminente cambio de gobierno en la ciudad,  preocupa que no exista la continuidad deseada para lo que hasta el momento ya está perfectamente bien cimentado, los eventos deportivos por naturaleza ya tienen su público cautivo, es tiempo de cuidar el espectáculo y mantenerlo, alejar de la política a eventos que por naturaleza atraen masas apasionadas por el deporte, sin importar religión, ni afiliación política, que los logros no sirvan como credenciales para trepar nuevas posiciones en el organigrama de nuestro país, pero que si se reconozca lo logrado hasta el momento, se de seguimiento y continuidad.

Así que ya estamos listos y en posición en el nuevo año que apenas da sus primeros pasos, esperemos que en el momento de hacer corte de caja, al final de las cuentas y en el recuento de los daños,  resultados y hazañas que contar, opaquen cualquier mal trago, hay esperanza y deseo por cumplir con las metas trazadas, existirán obstáculos a la mitad del recorrido, pero con la experiencia que nos brinda el deporte sabemos que las pruebas son solo pequeñas fases intermedias que presagian la satisfacción el final de la meta, lo mejor está por venir.