HISTORIAS INEXPLICABLES

Por: Joss Garzón

En algún momento de nuestra vida todos hemos tenido alguna experiencia angelical, espeluznante, o simplemente inexplicable y que nos ha dejado marcados o pensando cómo puedo haber ocurrido. En esta sección podrás leer algunas de esa historias que los lectores envían:

UNA HISTORIA DE SEMANA SANTA

La casa en donde vivía de pequeña era muy antigua y no era grande; la sala se comunicaba con el comedor y a su vez se comunicaban con los dos cuartos, mismos que a su vez se conectaban con un pasillo y en el cuarto en donde yo dormía con mi hermano estaba el baño, pero por el que se podía acceder por el antecomedor también; era una de esas casas antiguas que conectaba a todos los cuartos.

Ese viernes santo me desperté temprano y me quedé unos momentos en mi cama mientras escuché que mi mamá recién despertaba. Lo primero que ha hecho mi mamá siempre al despertar es encender la televisión y ese día así lo hizo, -cabe mencionar que la televisión de ese entonces era de las de reloj, no teníamos televisión a control remoto aún-. Acto seguido, mi madre entró al baño por el lado del antecomedor, y yo seguía escuchando que ahí se encontraba. De pronto escuché el cambio de canal de la tele; recordemos que en ese entonces (1983 aproximadamente), el cambiar un canal de televisión hacía mucho ruido, por lo que pensé que quizá mi padre habría despertado y le habría cambiado, pero no recordaba haber escuchado sus pasos ni visto su figura pasar a lo largo del pasillo.

De pronto mi mamá sale a la sala y empezó a preguntar quién había cambiado la televisión y le comenté que tal vez mi papá y me respondió: “pero si aún está dormido”. Acto seguido, las dos no supimos qué decir y mi mamá respondió: “pues dejaré que quien haya venido a cambiar la televisión la vea, porque además puso una película de la vida de Cristo… Quien haya sido quien cambió el canal, sabemos al menos que era un alma buena, quizá un ángel…

EL ARGENTINO

Un hombre argentino rentaba un local en el que tenía mesas de corte y confección y siempre decía que sentía raro en ese lugar, sentía una presencia, él insistía en que sentía que había alguien.

Un día mientras trabajaba cortando sobre esas mesas, vio hacia abajo y alcanzó a ver un pantalón y unos zapatos, pensó que era un trabajador que aún estaba ahí, y al querer voltear para asustarle, se dio cuenta que no había nadie y que sólo había visto las piernas y pies de alguien… que físicamente no estaba.

Su percepción fue real y dicen que ahí hay un tesoro enterrado…

Si quieres contribuir con algún o algunos relatos inexplicables sobrenaturales, puedes enviarlos a: larzon@dublin.com, con el asunto: Historias inexplicables, indicando si quieres que aparezca tu nombre o no. Gracias por participar en Monoticias: Lo importante de la noticia.

Bendiciones angelicales.

Sígueme y contáctame en:

Twitter: https://twitter.com/JGJossGarzon

Facebook: https://www.facebook.com/JGJossGarzon/#

Web: www.jossgarzon.weebly.com

Whatsapp: (+1 52) 5521297199

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *